shadow

Autores
Alejandro Szilak
Ramos, Carlos Alberto
Pino, Mario Oscar

Colaboradores
Jose da Luz
Lucas Pino
Rocio Asebey
Facundo Sabas
Franco Cejas Mendoza
Martin Centeno
Martin Leporace
Pedro Ramos

MEMORIA DESCRIPTIVA

Introducción
El proyecto surge como una actividad totalizadora que sintetiza en la forma, los requisitos del programa, las sugerencias del lugar y la disciplina de la construcción, teniendo como premisa proyectual los conceptos de economía, rigor, precisión y universalidad.
En esta obra, un sistema estructural claro y preciso domina la forma resultante. Las distancias entre columnas definen el módulo básico que se repite, configurando pautas, que regulan las relaciones y ubicaciones de los elementos en la obra, sean ellos concretos o abstractos. La economía de medios y soluciones adoptadas, la repetición ordenada de estas soluciones, y la precisión, generan la consistencia visual y formal del edificio, que tiene como indudable rasgo característico, su tectonicidad, entendiendo por tal a la relación unívoca entre orden visual, y sistema constructivo.
Criterios de implantación.
El terreno aparece como un elemento fundamental a la hora de plantear el proyecto, evaluando la ubicación de aquél en un tejido urbano semi denso, con predominancia del lleno por sobre el vacío, que se abre hacia una vía principal. Ésta se halla predominantemente ocupada por establecimientos industriales o comerciales, con tráfico pesado y flujo vehicular elevado, que cruza la ciudad de norte a sur sin interrupción de continuidad, dificultando la posibilidad de que los clientes y trabajadores estacionen a lo largo de las aceras para llegar a la tienda. La escena actual de dicho sector de la ciudad plantea transformaciones profundas en el tejido a mediano plazo, abriendo paso a una zona que terminará por definir su identidad en pocos años.

Tres aspectos claves definen al proyecto:
– La forma elemental, prismática, que se desarrolla en altura, otorgándole al edificio definición formal y relevancia para destacarse por sobre el tejido, exponiendo su condición de tienda comercial.
– Su condición de edificio exento, generando un retiro de todos sus bordes medianeros que, -además de dar lugar a la circulación vehicular, peatonal y de ciclistas-, asegura el correcto funcionamiento del edificio, independiente de las construcciones lindantes.
– La decisión de desarrollarse en altura en pos de liberar la cota cero, garantizando una planta baja libre, de perímetro indefinido, en la cual vereda, plaza, ventas y parking, se funden en una misma superficie, que se tensiona y establece relación con su entorno inmediato.

Criterios de programa
Se establece la conformación del tejido de manzana con un gran frente comercial, que surge a partir de un apilamiento programático coherente con el funcionamiento del edificio, que permite establecer distintas vivencias y situaciones espaciales, potenciando sus cualidades latentes.
Un núcleo central reúne todas las exigencias programáticas duras, liberando y articulando las plantas, dando lugar a espacialidades libres, de armados variables. Este recurso, permite establecer una relación con las medianeras, definiendo y potenciando el comportamiento de la cota cero del edificio.
En planta baja se lleva a cabo el sector de ventas de la tienda, en combinación con una reinterpretación del depósito tipo – funcionando ahora, como un potencial espacio que aporta a la vidriera un recurso visual para ser expuesto-; tensionados con la vía pública y el vacío trasero del edificio. Las medianeras serán activas, pudiéndose intervenir con vegetación o servicios de pick and go según se requiera. Los módulos de estacionamientos, junto con los de carga y descarga se encontrarán formando parte de un sistema de solados y vegetación que funcionará como una plaza de encuentro, con posibilidad de cierre o apertura cuando las actividades del edificio lo requieran (acceso a pick and go independiente del horario de atención de la tienda/cierre de predio por seguridad cuando se realice un evento privado o cuando el edificio no se encuentre en funcionamiento).
La planta segunda, se plantea como una doble altura que permite el balconeo del showroom y laboratorio a la planta baja, funcionando como un gran espacio comercial que cualifica los espacios concurridos por los clientes.
La tercer planta comprende el sector administrativo y de capacitaciones para los trabajadores del edificio, contando con semicubiertos en sus extremos, que dan lugar a una mejor situación climática y espacial dentro del edificio, y una situación confortable para la vivencia de los usuarios.
Por último, la planta de remate comprende el sector de ocio y esparcimiento del edificio, conformada por una terraza verde de plantas autóctonas, con posibilidad de semicubierto móvil (lonas), que establece una relación directa con la ciudad otorgando una visión panorámica de la misma, que se diluye con un filtro vegetal que aporta protección climática y color al espacio. La utilización de paneles solares en este sitio, aportarán a la sustentabilidad energética del edificio.

Criterios de estructura y cerramiento.
Una retícula base de 1mx1m resuelve la estructura profunda del edificio. El sistema de sostén se lleva a cabo mediante columnas de hormigón armado, que se establecen cada 4m con ajustes en sus extremos, salvando una luz de 12m de ancho. Una única pieza define el cerramiento de piso a techo, variando su ritmo de cercanía de acuerdo a su función interior y orientación. De esta manera, en planta baja, la densidad de parasoles verticales es más abierta que en sus dos plantas superiores, fomentando la permeabilidad, mientras que en la terraza la separación entre parasoles es aún mayor, con motivo de generar una visión casi sin interrupciones desde el punto más alto del edificio hacia la ciudad. Una malla de 6m con cobertura vegetal protege a este espacio de los vientos para la estancia peatonal, y de la radiación solar constante.
La visualidad obtenida en el edificio es concebida a través de un sistema de construcción preciso y ordenado, donde las distancias entre columnas definen un módulo básico, que domina la forma resultante, y donde el lenguaje se deduce de una arquitectura discreta y rigurosa.

Criterios de construcción
Las decisiones proyectuales del edificio están basadas en la premisa de una construcción rápida y ordenada; y tomando en consideración los problemas de la obra de acuerdo a las posibilidades técnicas del lugar, donde el rigor y la precisión estructural determinen la forma resultante. Es así que se opta por una construcción base de hormigón armado, que, mediante una estructura de pórticos modulados sobre los bordes, no sólo crea un ordenamiento estructural, sino que también le da flexibilidad a la planta. Esta regularidad estructural, permite utilizar componentes constructivos y elementos auxiliares del modo más racional posible, reduciendo la diversidad, y resolviendo con pocos elementos la totalidad de la obra.
Estas soluciones constructivas fueron pensadas en base a reducir los tiempos en la construcción y a la sustentabilidad económica y social a través de modos de producción local, tradicional y de bajo valor energético.
Toda la edificación descansa sobre una plataforma de hormigón armado compuesta por las losas de fundación, bases puntuales en las columnas aisladas, y vigas de fundación. La estructura portante se compone de pórticos de hormigón armado constituidos por columnas de sección rectangular y vigas de canto sobre los bordes, en función de las luces a salvar. La estructura horizontal de los entrepisos y cubierta, se trata de un casetonado de hormigón armado de ancho de base 10cm, con distancia entre ejes de 60cm, y una altura de 45cm según necesidad de cálculo.
La estructura aporticada está recubierta exteriormente en sus caras laterales y frontales por una piel compuesta de carpinterías y parasoles de chapa plegada, según la necesidad del espacio al que se abren y teniendo en cuenta las orientaciones. De esta manera conservan la energía térmica y evitan el encandilamiento, logrando un delicado control lumínico interior.
La flexibilidad de estas fachadas permite que el edificio ventile de manera cruzada en todos sus ambientes, en búsqueda del confort térmico y ahorro energético
Los muros internos serán tabiques livianos de prefabricación desmontables, para poder lograr una rápida adaptabilidad y flexibilidad del espacio ante la necesidad de futuros cambios.
Los aspectos básicos que se han tenido en cuenta a la hora de adoptar el sistema estructural para la edificación que nos ocupa, son principalmente la resistencia mecánica y estabilidad, la seguridad, la durabilidad, la economía, la facilidad constructiva, la modulación y las posibilidades de mercado.

Conclusión
De esta manera, se pretende para la sede central de la Pinturería El Dante, un edificio de morfología elemental, que combine su condición de pieza infraestructural con la de espacio público, para funcionar como un contenedor físico, temporal y programático, multipropósito, que se desarrolle como un dispositivo de interés público de esferas diversas. Una gran tienda con showroom que se eleve en altura, para dar lugar a una plaza de reunión en planta baja, con parking privado, que brinde a sus usuarios diferentes formas de relación entre los usos interiores y exteriores, pudiendo reinventarse y adaptarse según las necesidades, gracias a su condición de planta libre.

CRÍTICA DEL JURADO

<< Próximamente >>

Compartilo en tus redes