Autores
Ramos, Carlos Alberto

Colaboradores
Jose da Luz
Pedro Ramos
Alejandro Szilak
Asebey Rocio
Lucas Pino
Facundo Sabas
Martin Leporace
Martin Centeno
Franco Mendoza

MEMORIA DESCRIPTIVA

El proyecto elemental es el proyecto más simple posible, afirma la existencia de un hecho concluso; su signo característico es que ningún otro proyecto elemental puede estar en contradicción con él; es el diseño más simple que significa arquitectura de la misma manera como “en relación de dos puntos separados por la misma distancia” es la designación más simple que significa geometría.”
BORCHERS, JUAN. “Institución Arquitectónica”. Editorial Andrés Bello, Santiago.1968.

LUGAR
La proximidad del sitio a intervenir con la infraestructura mas significativa de la ciudad de Neuquén – la ruta nacional 22 – aquella que representa el eje de intercambio socioeconómico de la región metropolitana del alto valle y conexión con otras provincias del país, sumado a un contexto y paisaje urbano de singulares características, determinan las exigencias y variables que esta propuesta edilicia resuelve.
El edificio para la Sede Central del Dante adquiere presencia e impronta desde su propia fisonomía. Una pieza que reduce su pisada, su contacto con el cero a la expresión mínima en post de alcanzar la cota máxima y así adquirir el perfil edilicio que solicita la urbanidad del lugar.
Compacidad: Una arquitectura de Hitos
Su forma compacta lo transforma en un hito urbano que economiza espacio y se desarrolla verticalmente en perfecta interacción con su entorno. Un punto de referencia en el horizonte calmo del valle neuquino y en la oscuridad de la noche, un faro que late en compañía de una ciudad vibrante.
Transparencias: Una arquitectura de enlaces
Con su transparencia, el proyecto actúa como enlace: establece nuevas perspectivas urbanas y crea relaciones edificio-ciudad a partir de su materialidad. La transparencia y porosidad del hall permite introducirse en él desde el exterior. El edificio expone sus funciones y programas a los habitantes del suelo neuquino.
Flexibilidad: Una arquitectura sustentable
El edificio no congela los programas; las plantas libres ofrecen y garantizan un amplio abanico de posibilidades de apropiación. La generosidad es el común denominador de todos estos espacios. El proyecto construye la posibilidad de reinterpretar y reformarse de acuerdo a la evolución de los usos y necesidades.

EDIFICIO SEDE CENTRAL DANTE
La propuesta da respuesta al objeto de la actuación y a su singularidad programática: ello se resuelve mediante un exhaustivo estudio del programa y de sus relaciones, prestando máxima atención a la posibilidad de uso en diferentes franjas horarias o en la simultaneidad sin entorpecer las relaciones internas.
Manipular de manera precisa y ordenada la configuración geométrica de la pieza nos permite poner en valor las características del sitio, contraponiendo el prisma perpendicular a su horizontalidad, generando espacios abiertos y, paisajísticamente positivos; y generando relaciones que vinculan el exterior con los espacios de trabajo a través de vistas y perspectivas diagonales que integran y articulan todo el ámbito, propiciando la relación entre las funciones propias del edificio y su vinculación con las circulaciones verticales.
El edificio plantea desde la duplicidad funcional una respuesta concisa y abierta a la flexibilidad de usos, donde la planta se estructura con un esquema muy simple y claro que ordena adecuadamente los distintos usos.

ORDEN
El proyecto se estructura mediante tres componentes:
Por un lado, un primer bloque edilicio de un solo nivel que resuelve las funciones asociadas al depósito y laboratorio se recuesta sobre la medianera norte tomando todo su desarrollo. Un cuerpo bajo que establece una relación por contraste con el segundo componente del proyecto.
De manera complementaria un segundo bloque edilicio, exento por naturaleza, se define como el cuerpo más expresivo en altura y definición material. Pensado como para que pueda admitir la posibilidad de funcionar como un único programa o bien estratificar, en caso de que sea necesario, las funciones por plantas, manteniendo la independencia funcional pero espacialmente integradas por medio de un vacío que recorre todos los niveles, la excentricidad de la pieza permite y da lugar al tercer componente del proyecto.
El proyecto termina por definirse en el vacío público, el cual determina los espacios conectivos a la ciudad, halls, espacios de recorrido y remates con vistas panorámicas. Este vacío permite articular el edificio con los espacios perimetrales del sitio, entendidos como sistemas de veredas y corredores, plaza y los recorridos públicos propios del proyecto.

ACCESIBILIDAD y CIRCULACIONES
Accesos. PEATON (publico):
– En primer lugar, el público, proveniente desde el exterior, el cual ingresa empleando la plaza seca como sistema de acceso por la cara norte del edificio; en otro orden de jerarquía, se dispone de un secundario al edificio sobre la cara este en directa relación a la vía pública.
– El segundo lugar, el público, proveniente desde estacionamientos, ingresa por medio de un acceso secundario ubicado en la cara oeste del edificio.

Accesos. CAMION:
La estrategia principal en relación a las circulaciones vehiculares consiste en separar las circulaciones de autos de la del camión.
El acceso del camión al deposito se dispone en directa relación a la calle Gatica, en búsqueda de evitar el ingreso del camión al predio y con ello todo tipo de maniobra dentro del mismo (sin dejar de lado, la posibilidad de que admita el ingreso en caso de ser necesario).

Accesos. AUTOS:
La pieza exenta nos permite generar un ingreso del vehículo tangencial a la plaza de acceso y un egreso del mismo tangencial a la medianera sur.
Por otro lado, el vehículo cuenta con un estacionamiento exclusivo para aquellos clientes que hagan uso del Pick & Go; el mismo se dispone de forma tal de no interrumpir la circulación de los vehículos que ingrese al predio.

CRÍTICA DEL JURADO

<< Próximamente >>

Compartilo en tus redes